La cuarta pregunta 5°

Filosóficos, la cuarta pregunta al Maestro Perfecto

Para el maestro perfecto, la cuarta pregunta en su interrogatorio, no es difícil de contestar. Ya que ha estudiado los grados filosóficos precedentes.

No pretendemos revelar más allá de lo permitido. Así que esta Col:. Grab:. Va dirigida a los HH:. de las Llog:. Ccap:.

La cuarta pregunta

La creencia en el alma, es algo muy contrario del conocimiento del alma. Si bien, en distintas y variadas épocas, en estudios filosóficos se ha pretendido establecer la creencia en el alma, no se ha podido llegar a un verdadero conocimiento objetivo.

La ciencia ha tratado de encontrar, ver, pesar y hasta filmar el alma del ser humano, sin alcanzar a convencer a todos. Demostraciones van y vienen sin lograr, aún, establecer su existencia, real, por este medio.

A pesar de las pruebas realizadas por escuelas espirituales, estas han quedado rechazadas por no contar con hechos fehacientes. De tal modo que, no siendo posible un conocimiento del alma, debemos conformarnos con la creencia en el alma y su inmortalidad.

Consecuencias de la creencia del alma.

Partiendo como Mmas:. Que somos y que creemos en la inmortalidad del alma no nos queda más que cuidar de esa alma sacrificando cuanto de mortal y perecedero tiene el hombre.

Sin fanatismo ni superstición, como algunos estudios filosóficos, de extracción espiritual. No es tarea del Maestro, sacerdote, padre o cualquier otro imponer su propia creencia como una verdad absoluta. Ya que, solo, limita el libre examen de la libertad de conciencia.

Como referencia tenemos en los mandamientos de los sabios. “Tu alma es inmortal, no haras nada que pueda degradarla.” Si se puede degradar, bien será, que no puede evolucionar.

La creencia en el alma implica que:

  • Se tiene conocimiento de ella.
  • Que es dada por el GADU.
  • Que regresará a su origen.
  • Que puede degradarse.
  • Y por lo tanto no evolucionará.

Este conocimiento exige de los grados filosóficos y en particular del Maestro perfecto un verdadero trabajo en el Temp:. el uso de la escuadra; que enseña la perfección del juicio, con la que se ha de rectificar las intenciones, palabras, pensamientos y acciones. La aplicación del triángulo; la armonía que debe presidir todo desarrollo y actividad.

La aplicación del círculo; emblema del espacio y del tiempo que reglan el ciclo de la actividad, según el radio o compás de nuestras facultades.

En este trabajo el Maestro perfecto no está sólo, les son presentadas y dadas estas herramientas para que siga su labor de construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *