Aprendiz cubre tu logia 2

Aprendiz, cubrimiento de su logia y de su energía (2)

Para ver la primera parte clic aquí. https://enlogia.com/aprendiz-cubrimiento-logia-energia-1/

Ha de iniciar el Aprendiz a cubrir la Logia de su cuerpo mental, pero lo ha de hacer con discreción y sumo cuidado. A menudo hallamos el mundo físico molestamente atestado, sobre todo si nos vemos obligados a vivir o trabajar en una ciudad populosa.

Pero recordemos que también los mundos astral y mental están mucho más poblados que el físico, aunque no de la misma manera.

Dichos mundos sutiles tienen mayor extensión que el físico y en ellos se inter-penetran los cuerpos de modo que la densidad de población no es de la misma índole; pero allí nos es preciso resguardamos todavía más rigurosamente que en el físico.

El mundo mental del Aprendiz

En el mundo mental hay además de los muchos millones de habitantes, multitud de centros de pensamiento sobre toda clase de asuntos cuyo mayor número establecieron hombres como nosotros.

Como aprendiz nos esforzamos intensamente en aventajar la mentalidad del hombre ordinario; y por lo tanto, gran parte de los rebeldes pensamientos que tan de continuo pesan sobre nosotros están en nivel inferior al nuestro y hemos de tener gran cuidado, sin cesar contra su influencia.

Hay tal cúmulo de pensamientos sobre cosas sin importancia, que si no los excluimos rigurosamente nos veremos incapaces de concentramos en el elevado asunto sobre el cual verdaderamente deseamos pensar.

Por lo tanto, en este respecto hemos de cubrir la Logia del cuerpo mental con sumo cuidado de a quién y a qué abrimos la puerta.

También otros puntos requieren sumo cuidado en el mundo mental. Por ejemplo, hay quienes llevan sobre sí la maldición de un temperamento pendenciero, y a la menor provocación o sin que nadie les provoque abren las puertas de su fortaleza mental y se lanzan furiosamente a la pelea, sin advertir que con ello dejan indefensa la fortaleza de modo que pueden fácilmente invadirla las hostiles fuerzas mentales que por los contornos vaguen.

Mientras malgastan su energía en disputar sobre insignificancias, se deprime la tónica de su cuerpo mental por las influencias que en él penetran. Esta clase de gente ha de aprender a cubrir su cuerpo mental de modo que únicamente puedan entrar en él los pensamientos aprobados por el ego.

El cuerpo astral

También, el aprendiz se ha de cubrir la Logia del cuerpo astral, porque todavía es más difícil resistir el impulso de las emociones que la presión de los pensamientos. Mal dirigidas están en el mundo la mayoría de las emociones y las promueve el egoísmo en cualquiera de sus proteicas modalidades de envidia, celos, orgullo, cólera o Intolerancia.

Para mantener puros y elevados sentimientos y conservar la filosófica tranquilidad requerida por las armónicas emociones y pensamientos, debemos cubrir rigurosamente la Logia contra todo este vasto océano de innecesarias excitaciones, aunque con sumo cuidado de no fal1ar en la verdadera simpatía.

Nuestros oídos deben estar siempre abiertos a los clamores del sufrimiento, por más que se cierren resueltamente a la insulsa parlería de quienes sólo buscan la satisfacción de sus egoístas intereses.

El cuerpo físico

La misma razón hay para cubrir la Logia de nuestro cuerpo físico. No despreciamos ni esquivamos a nuestros prójimos, aunque eludimos sus molestas importunidades.

Nadie que conozca algo del aspecto oculto de las cosas, se acercará a lugares de tan horrible  y baja influencia como una riña pugilística, una casa de mala muerte o una cantina. Sin antes haber cubierto su Logia como lo hace el aprendiz. Todo el que en las ordinarias tareas de su profesión haya de pasar junto a dichos lugares se ha de envolver en una recia coraza que le resguarde de aun la menor huella de física infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *