/Cuando la gran luz ilumina el santuario del Maestro Secreto
La gran Luz ilumina

Cuando la gran luz ilumina el santuario del Maestro Secreto

Cuando la gran luz ilumina el santuario. Es la respuesta del Dig.·. H.·. Insp.·.  A la pregunta del Sap.·. M.·. para abrir los Ttrab.·. En el cuarto grado de los grados filosóficos. El alba aparece en el horizonte, las tinieblas se disipan y la Gran Luz penetra en el santuario.

                  ¿Por qué El Maestro Secreto inicia su labor, no en una hora específica, sino cuando sucede algo? Un suceso diario y que no falla, un hecho que se vuelve indispensable para comenzar los trabajos.

La luz en los grados filosóficos

Ese algo, que marca el inicio del trabajo del Maestro Secreto y de los grados filosóficos, no es otra cosa más que Luz, entendida desde el punto de vista de este grado como; inteligencia.

Las tinieblas hacen que se pierda la verdad, que el error nos extravíe y la falsa luz del sofisma nos engañe.

La inteligencia es una palanca poderosa, fuerte violenta y luminosa como el rayo, que al ponerse en ejercicio ayuda a la conciencia, analiza el sentimiento, facilita y ennoblece la obra.

Pero el mundo físico no da a comprender el mundo moral; éste sólo se comprende sometiendo las percepciones a la consulta del Maestro Secreto.

En el primer grado de los grados filosóficos nos muestra que el Maestro Secreto nos revela los principios de la justicia y dirige a la inteligencia extraviada por el sofisma.

El trabajo del Maestro Secreto

El Trabajo del Maestro secreto inicia cuando él ya tiene esa luz, que es fuente del conocimiento reflexivo, es el mejor y más elocuente auxiliar del hombre, porque le traza el camino por el cual puede llegar a ser útil a sus semejantes, labrando su propia dicha.

Cada uno  de los HH.·. sabe cuándo ha penetrado esa luz en su propio santuario, cada uno sabe cuándo las tinieblas se disipan, pero sobre todo sabe cuándo el alba aparece en su horizonte. Este es uno de los trabajos del Maestro Secreto.