El Maestro Masón entra a un nuevo campo de influencia

Cámara del medio

Cámara del medio

Al entrar en la  cámara del medio, el Maestro Masón, llega a un mundo nuevo, rasgando uno de los velos que separan la comprensión de la vida y de la muerte.

Es una atmósfera, difícil de describir, y este es quizás, el rasgo más característico de este grado, la sensación de misterio, de algo que sentimos que está allí, pero que esta fuera de nuestro alcance.

El misterio del Maestro Masón

El grado de Maestro Masón, al estar lleno de pares de opuestos, se vuelve inaudito. Se puede advertir la lucha entre los poderes del bien y del mal; de la luz y las tinieblas que se verifica en el transcurso del ceremonial.

La vida y la muerte, el amor y el odio son empujados al unísono y la muerte es suplantada por la inmortalidad.

La yuxtaposición de estos elementos opuestos, junto con la tragedia y el drama han de actuar en una poderosa influencia en todo H:. que tome parte en esta ceremonia. Agitando la conciencia  del misterio y la belleza de la vida.

Será imposible ser indiferente, después de haber vivido la ceremonia de exaltación, al significado de la vida y de la muerte, al proceso de la evolución al estudio de su propio origen y destino. Lo cual es el tema primario del grado de Maestro Masón.

¿Qué se le pide al Maestro Masón?

Se le pide algo más profundo, amplio y comprehensivo. Es necesario que él mire al otro lado de la vida para que pueda comprender todo su alcance: la experiencia de muerte es la única que puede hacer la vida inteligible y revelarnos su significado.

Comprender la vida, da a esta Cámara una visión diferente del mundo y de las personas que lo rodean. Vivir, con toda responsabilidad. Esta experiencia de perder la vida, para el Maestro Masón, sirve para encontrarla. Descubrir los misterios en su sentido exotérico, es sencilla y transparente.

La muerte que hace temblar a los vulgares, que ignoran su verdadero significado. Y que no es lo peor que pueda pasar. Perder el honor, la credibilidad, la confianza y la indiferencia a la verdad hace del hombre en vida, un ente muerto que deambula su existencia en las penumbras de la vida.

El Maestro Masón no vacila ni un instante, ya que ha jurado vivir con honor  y ha de procurar que no disminuya la confianza que han depositado sus HH:. en él. Los principios de la integridad, del honor y de la lealtad implican confianza inconmovible.

Estos principios son supremos, incluso a la muerte, los grandes principios del tercer grado.

V:. H:. Merovingio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!