El segundo enemigo mortal del Maestro Masón

El segundo enemigo mortal del Maestro Masón

La hipocresía

En la tarea diaria que debe realizar un Maestro Masón está la de desenmascarar al hipócrita y alejarse de ella. Se le considera el segundo enemigo, Para leer El primer enemigo clic no porque sea mortal por naturaleza, pero si por sus consecuencias, morales, sociales y filosóficas.

El uso de la hipocresía

La hipocresía no es un recurso ni un modo elemental; ni primario ni superior de una persona. Es entre individuos medios, (de moral e inteligencia) donde se desarrolla de manera exponencial. Es en el contexto ético, moral, filosófico y estético donde se prodiga.

Esta acción no es propiamente una pasión o defecto de la persona, sino un vicio, que se opone a su desarrollo. Para el maestro masón, que construye su propia superación, es un obstáculo, un vicio que debe superar.

La hipocresía aleja de la verdad, su uso, su propósito es engañar, fingir, es conseguir algo con fines ilegítimos. El hipócrita busca y encuentra satisfacción en encubrir, solapar y deformar con artimañas la verdad.

La hipocresía, por sí sola, tiene una implicación moral. Su repulsión obedece a razones filosóficas y hasta de costumbres. El daño causado por su presencia, en primera instancia es para quién la utiliza.

Uno de los asesinos del Maestro Masón

No solo afecta al Maestro Masón, si no al individuo que la toma como una cosa común. Ser conocido como mentiroso y vil no es la condición de una persona libre y de buenas costumbres.

Si se busca la verdad, se debe cuidar de este asesino de la moral, de los sentimientos y de la sociedad. No es posible, para el maestro masón, ni para ningún ser, construir el templo personal y el edificio social con base en la hipocresía. Esta mata el amor, mata la confianza, mata la credibilidad y asesina a su usuario.

El motivo que impulsa recurrir esta patraña, puede ser la desconfianza hacia sí mismo. Una desconfianza surgida para proteger su carácter débil. Posiblemente debilitado por fuertes desengaños extraviados en el subconsciente. Sin saber que su uso, lo debilita más. Y terminará por matarlo, este consciente de ello o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.