La puerta de los hombres

El solsticio de verano un poco de historia para la Masonería

Los pueblos más antiguos celebraban banquetes místicos de carácter religioso, que tenían como fin celebrar comidas en compañía de amigos y familiares para recordar al autor de todas las cosas.

La masonería como institución, recuerda los misterios de la naturaleza, celebra los dos solsticios del año;

24 de Junio.

27 de Diciembre.

En estos dos días el sol aparentemente se detiene, como indicando la detención de labores para dar gracias al GADU por la oportunidad que nos brinda.

Notas históricas

Los Celtas celebraban un ritual llamado Alban Heruin, y consistía en encender grandes fogatas solicitando la bendición para las tierra y frutos. También pedías buenos augurios para los enamorados y fertilidad para las mujeres.

Invocaban a los seres elementales, a los espíritus de los elementos de la naturaleza; Salamandras de fuego, Ondinas del agua, Elfos del aire y gnomos de la tierra.

Para los griegos era una celebración que tenía origen en la observación de la bóveda celeste. Ya que definían este acontecimiento, referente al sol, como una puerta de entrada a otra dimensión.

El sol decaía día a día porque traspasaba en la dimensión del espíritu de los hombres, luciendo en primera instancia en el exterior y luego en el interior. A esta puerta imaginaria le llamaron puerta de los hombres, en el solsticio de verano y puerta de los dioses en invierno.

Es la relación del hombre con sus dioses, el lugar de luz. En estas celebraciones invocaban al dios Apolo, dios del sol, encendiendo fogatas de carácter purificador.

En la antigua Roma se consideraba que en el transcurso de un año, existían dos estaciones climatológicas. Una muy larga; lo que hoy llamamos primavera, verano y otoño. Y la otra breve llamada hibernum tempus, es decir el invierno.

La estación de mayor duración se llamaba ver, esta palabra dio origen al verano actual. Y al inicio de esta se le llamó primo vere, primer verano y más tarde en prima vera. Y en la época de más calor veranun tempus, verano. Al final del periodo largo se le llamó autumnus, crecimiento y que pasó a convertirse en otoño.

Los Romanos tomaron el concepto de puertas de los griegos y las simbolizaron con las dos caras de Jano, el guardián de las puertas. Que simboliza la transición del pasado al futuro, de la vida a la muerte. Jano tiene una gran influencia sobre las cosechas y sobre la luz .

Los antiguos Mexicanos, Aztecas,  dedicaban rituales al culto solar , en esta fecha, para pedir la abundancia en las cosechas y la lluvia.

Estas celebraciones eran de carácter agrícola y de fertilidad. La religión Azteca tenía orientación al culto solar y la adoración al planeta venus.

Estos datos recuerdan, en alguna medida, parte del ritual de celebración de solsticio de verano. No es de extrañar que la masonería retome estas ceremonias para celebrar, como los antiguos pobladores de la tierra, y recordar uno de los acontecimientos más importantes en la vida de la humanidad.

Feliz Solsticio HH.·.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: