Una visión de la iniciación

iniciaciónvision

iniciaciónvision

Los pasos del aprendiz de masón en el inicio del camino

Los tres comenzaron su viaje al mismo tiempo; cada uno por su parte emprendió el camino, sin saber que se encontrarían, curiosamente los tres reflexionaron y se hicieron las mismas tres preguntas y dejaron testimonio de lo que se debía hacer sino regresaban.

Salieron, casi al mismo tiempo, de esa cueva en la que habitaban, cada uno por un sendero distinto, era de noche, una de esas en donde no hay luna, obscura y fría. Después de un rato de andar entre penumbras y justo cuando creían que sus pasos se habían perdido, se encontraron.

Ahora juntos, entre penumbras, su marcha había empezado; vacilante e incierta pero no darían ni un paso atrás. Cada uno llevaba consigo un saco vació a modo de poder guardar cosas que se encontraran y que pudieran ayudarles en su viaje.

En su primer año de viaje fueron guiados por, una mano, que no saben de donde salio y que los llevo a salvar obstáculos que los hubieran hecho caer. No obstante y pese a esa ayuda uno de ellos resbaló y resulto con una herida sangrante, que rápidamente fue atendida por los demás, su hemorragia fue detenida con uno de los sacos que llevaban.

Prosiguieron adelante y así llegaron a su segundo año de viaje, se encontraron con dos aguilas, las cuales metieron en otro saco, esto les dio poder y seguridad. Avanzaron ahora tenían que cruzar un mar, dudaron un poco, y decidieron hacerlo.

Ya para el comienzo del tercer año de viaje llegaron a un lugar  donde creían que había fuego, por el calor que sentían, ahí encontraron un libro grueso el cual guardaron en el otro saco, pasaron con la sola  precaución de no quemarse.

Ahora tienen tres años, de viaje, y por fin llegan a un obstáculo grande, una puerta de madera de doble hoja, si, es lugar donde los hombres diestros en el uso de la escuadra, el compas y la plomada desarrollan su arte levantado templos y se ahondan pozos sin fondo; después de un rato de indecisión, deciden tocar y se les abre ahí encuentran la verdad de su viaje.  Realizan un juramento, hacen una petición, en ese momento dejan de estar en penumbras y se les da la luz, por fin logran ver.

Es cuanto.

1 pensamiento sobre “Una visión de la iniciación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: